El Bardo Sidpai y la vida después de la muerte - Brujito Maya
2192
post-template-default,single,single-post,postid-2192,single-format-standard,bridge-core-2.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

El Bardo Sidpai y la vida después de la muerte

El Bardo Sidpai y la vida después de la muerte

Por Gabriel Mariano Rugiero/ Instagram @brujitomaya

 

Qué hay después de la muerte es un tema que ha interesado a todos los seres vivos. ¿Qué existe más allá? ¿Qué pasa cuando cerramos los ojos y exhalamos nuestro ultimo suspiro? La mayoría de las religiones creen en la existencia de la vida después de la muerte. Los maestros budistas sostienen que, después de la muerte, la mente volverá a despertar a pesar del cuerpo físico inerte y el cese de los signos vitales. Afirman que el despertar de la mente se produce después de unos tres días de inconsciencia. Hacen un paralelismo entre los ciclos del sueño, cuando nos dormimos y despertamos, al momento de la muerte y cuando la mente vuelve a despertar, con el cuerpo ya sin vida. En el caso de nuestro ciclo de sueño nocturno, es después de que se reanuda la actividad mental cuando empezamos a soñar. Después de morir y experimentar un periodo de estupor o inconsciencia, que dura más tiempo, pero que por lo demás es similar a los momentos antes de empezar a soñar por la noche, la mente también se despierta. Así comienza el bardo sidpai.  Aunque el cuerpo físico esta desprovisto de vida, el cuerpo mental se ha activado por completo, así lo describe el libro “Yoga Tibetano de los sueños” de Michel Katz (ediciones Valkiria). En él explica: “podemos influir positivamente en nuestro renacimiento durante el período del bardo sidpai si somos capaces de reconocer que estas alucinaciones no son más que proyecciones de nuestra propia mente. Esto se facilita al haber desarrollado primero la experiencia de reconocer que nuestros sueños son también de hecho una ilusión, es decir, la lucidez en el estado de sueño. Del mismo modo que si estamos lucidos en un sueño aterrador, las pesadillas no nos asustaran, conociendo la naturaleza de la ilusión, no necesitamos reaccionar en el bardo sidpai con miedo o deseo. La conciencia y la lucidez en el estado de sueño son esenciales para prepararnos a reconocer la naturaleza de la ilusión, en este bardo después de la muerte. En los últimos momentos antes de que el Buda Gautama se iluminara, reconoció que todos los fenómenos eran sus propias proyecciones y, por lo tanto, irreales e incapaces de dañar. De este modo, fue capaz de mantener su ecuanimidad a pesar del esfuerzo concertado de Mara, que intentó distraerlo. Según la historia, Mara envió primero un ejército de demonios. Cuando esto no surtió efecto, envió entonces un grupo de las mujeres más seductoras. Al ser incapaces de reconocer que las alucinaciones del sidpai bardo son irreales, reaccionamos instintivamente a nuestras proyecciones. Somos arrasados por olas de emoción inducidas kármicamente hacia nuestro próximo renacimiento. Al no ser conscientes en el bardo sidpai de que todo es irreal, todo es una ilusión, tomamos como ciertas las proyecciones de nuestra mente, temores y fantasías. Michael Katz, al interrogar al lama Wangdor Rinpoche señaló que es muy difícil distinguir entre la realidad de la fantasía. En el momento de morir, los pensamientos y creencias que tenemos, nuestro estado actual de consciencia determina el nacimiento en nuestra próxima vida.

 

Publicado en la edición impresa de DIARIO POPULAR, el 14 de enero del 2024
¿Te intereso esta nota? Escríbeme tus comentarios a brujitomaya@gmail.com

No Comments

Post A Comment