Sueña alto y no pares hasta llegar a la cima de la montaña - Brujito Maya
2196
post-template-default,single,single-post,postid-2196,single-format-standard,bridge-core-2.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Sueña alto y no pares hasta llegar a la cima de la montaña

Sueña alto y no pares hasta llegar a la cima de la montaña

Por Gabriel Mariano Rugiero/ Instagram @brujitomaya

 

De algo estoy seguro, si te propones una meta y lo intentas una y otra vez, sin bajar los brazos, alguna vez lo lograrás. Lo demás es cuestión de tiempo. Puedes fracasar una y otra vez, tomarte un tiempo, aprender de los errores, pero si lo sigues intentando, tarde o temprano llegarás. Eso le paso a Antonio Miguel Rossi, autor del libro “Sueña Alto” (Ed. Dunken). Uno podría pensar que el éxito es solo para algunas almas elegidas, con destinos únicos, que lo increíble no le sucede a las personas comunes como vos y yo, pero Tony nos dirá que eso no es verdad, que él es como todos nosotros, que no tiene nada especial. Lo cierto es que un día, a los 25 años decidió que quería llegar a la cima del Aconcagua, en la Cordillera de los Andes, la cumbre más alta del mundo después de los Himalayas. Su vida no tenía nada que ver con el alpinismo, se había graduado en comercio exterior, tenía otro trabajo que le permitía vivir, y un día cruzando la cordillera rumbo a Chile, vió al imponente Aconcagua y lo supo, quería conquistar su cima. Empezó a informarse, cuál era el equipo de montaña necesario, comenzó a entrenar, se anotó en una experiencia de trekking como parte de su preparación, hasta que sintió que ya estaba listo.

 

 

Corría el año 2021, recién salíamos de la pandemia que azotó al mundo, juntó coraje y emprendió la travesía. Entonces, la semana anterior, cuando estaba por comenzar el ascenso se enteró que tenía covid. Él lo recuerda así: “lo que me paso a continuación fue uno de los momentos más duros de mi vida, no recuerdo haber sentido tanta angustia y tristeza en años. Cuanto más pensaba, más cosas negativas pasaban por mi cabeza. Con covid positivo no me dejarían subir, mi estado de salud era deplorable y mis pulmones no se recuperarían al 100% hasta dentro de uno o dos meses. Tanto sacrificio echado a la basura, no podía ser verdad, realmente no lo creía. Parecía un resumen de mi vida, porque todo lo que hecho por alguna razón siempre me ha costado el doble. No puedo explicar la cantidad de cosas que pasaron por mi cabeza en ese momento. Decidí jugármela por mi sueño. Le ordenó a su cuerpo sanarse y comenzó una rutina física para volver a estar en forma: “Fue la mejor manera de decirle al universo y a mi cuerpo que debía levantarme y seguir. Mi cuerpo comprendió las órdenes y comencé a sentirme mejor”.

Lo demás es historia, comenzó esa gran aventura del ascenso al Aconcagua, llena de obstáculos y desafíos, viajando solo, durmiendo y cocinando en una pequeña carpita rodeado de rocas, nieve, viento, un clima desolador y todo lo que se nos podría ocurrir. Conquistó la cima en 18 días plagados de anécdotas que valen la pena leer. Juan Isidro Ulloa, su mentor y amigo, nos dice en su libro: “la vida a veces nos golpea, nos noquea, pero hay una voz interior que nos dice “levántate, vos podes” y si logramos escuchar y materializarla, lo logramos”.

 

 

Publicado en la edición impresa de DIARIO POPULAR, el 21 de enero del 2024
¿Te intereso esta nota? Escríbeme tus comentarios a brujitomaya@gmail.com

No Comments

Post A Comment