El Super Cerebro y las neurociencias del bienestar - Brujito Maya
2121
post-template-default,single,single-post,postid-2121,single-format-standard,bridge-core-2.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

El Super Cerebro y las neurociencias del bienestar

El Super Cerebro y las neurociencias del bienestar

Por Gabriel Mariano Rugiero/ Instagram @brujitomaya

 

Recién hace pocas décadas, los avances tecnológicos han permitido comprender un poco más del intrincado y complejo funcionamiento de nuestro cerebro. Mikel Alonso, profesor con honores de la Universidad Complutense de Madrid con tesis doctoral cum laude en neurociencia aplicada aplicada al comportamiento y las emociones, en su libro “El Cerebro Optimista” (Ed. Urano) nos revela algunos números sorprendentes: nuestro cerebro está constituido por aproximadamente 86 mil millones de células nerviosas, también llamadas neuronas, las cuales se dedican a recibir y transmitir información. Para hacernos una idea de la cantidad de neuronas que tenemos, se calcula que en una galaxia de tamaño medio existen aproximadamente unos 100 mil millones de estrellas. Es decir, que los seres humanos tienen casi tantas neuronas en su cerebro como estrellas tiene una galaxia.

Un antiguo mito aseguraba que utilizamos solo el 10% de la capacidad cerebral, hoy se sabe que no es así, poseemos el 100% del rendimiento de nuestras facultades, sin embargo un dato interesante que muchos desconocen es que solo utilizamos un 2% de nuestras neuronas al mismo tiempo, aproximadamente unas 17.000 millones. La razón: el ahorro de energía. Los estudios siguen arrojando información reveladora, aunque el cerebro ocupa apenas el 2% del peso de nuestro cuerpo, este consume el 20% de oxigeno y 25% de nutrientes, es decir de energía vital, es por eso que para ahorrar recursos, el cerebro realiza sus tareas por partes. El Dr. Mikel Alonso nos sigue contando: “un estímulo fuerte (pensamiento o emoción) activa zonas del cerebro de sistemas de procesamiento emocional de emergencia, y como todo no puede funcionar a la vez, desactiva otras responsables de tomar buenas decisiones. La razón es que una de las funciones principales de nuestro cerebro es asegurarnos nuestra supervivencia, entonces cuando suena la voz de alarma, responde activando ciertos mecanismos de defensa. Como resultado, cuando respondemos desde el modo supervivencia funcionamos en automático y nuestras decisiones no siempre son las más acertadas. Lo que nos lleva a otra información interesante: las neuronas espejo. Estas son una parte importante de nuestro aprendizaje y funcionan básicamente por imitación. Aprendemos ciertas pautas de conductas (generalmente por nuestro entorno) y las imitamos.  La mayoría de las desiciones que tomamos están basadas como respuesta a este aprendizaje. Tomamos aproximadamente unas 35.000 desiciones por día, el 95% de estas desiciones son de manera inconsciente, funcionamos con el piloto automático. La buena noticia es que podemos cambiar, una de las cualidades fundamentales del cerebro es su plasticidad. Podemos activar otros circuitos neuronales que respondan de manera diferente a los estímulos externos potenciando nuestras decisiones. Re educar nuestro cerebro. Como expresa el título del libro del Dr. Alonso, podemos optar por vivir en modo “cerebro optimista” y elegir ser feliz.

 

Publicado el 9 de Julio 2023 en la edición impresa de DIARIO POPULAR

¿Te interesó esta nota? Escríbeme tus comentarios a brujitomaya@gmail.com

No Comments

Post A Comment