Eliphas Levi y las artes de la adivinación - Brujito Maya
2170
post-template-default,single,single-post,postid-2170,single-format-standard,bridge-core-2.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Eliphas Levi y las artes de la adivinación

Eliphas Levi y las artes de la adivinación

Por Gabriel Mariano Rugiero/ Instagram @brujitomaya

 

Eliphas Levi sea quizás uno de los místicos, gnósticos y esotéricos mas influyentes del siglo XIX. Su vida ha sido tan apasionante y enigmática como su obra. Mago y hechicero, se lo considera el padre del ocultismo moderno. Ha dejado como legado trascendentes obras escritas que influyeron en el pensamiento de los grandes ocultistas del 1800. Entre sus libros más destacados se encuentra “Dogma y Ritual de la Alta Magia” (publicado por editorial Valkiria) un tratado sublime sobre las artes esotéricas. En el se explaya sobre los misterios de la adivinación, un tema apasionante que nos involucra a todos los estudiosos de las ciencias ocultas. “Según el sentido vulgar de la palabra, adivinar significaría conjeturar lo que se ignora, pero el verdadero sentido de la palabra es inefable a la fuerza de ser sublime. Adivinar (divinare) es ejercer la divinidad. La palabra divinus, en latín, significa algo más que la otra palabra “divus”, cuyo sentido es equivalente a Hombre- Dios. Devin, en francés, contiene las cuatro letras de la palabra Dieu (Dios) mas la letra N que corresponde por su forma al K hebreo, y que manifiesta cabalísticamente y jeroglíficamente al gran Arcano cuyo símbolo en el Tarot es la figura del batelero.

Ser adivino, según la fuerza de la palabra, es ser divino y algo mas misterioso todavía. Los dos signos de la divinidad humana, o la humanidad divina, son las profecías y los milagros. Ser profeta es ver por anticipad los efectos que existen en las causas, es leer en la luz astral, hacer milagros es obrar valiéndose del agente universal y someterlo a nuestra voluntad. Además, una de las condiciones esenciales de la adivinación es no verse obligado a ella, no someterse nunca a la tentación, es decir, a la prueba. Nunca los maestros de la ciencia han cedido a la curiosidad de nadie. Las sibilas queman sus libros cuando Tarquino rehúsa a apresarlos en su justo valor, el gran Maestro se calla cuando se solicitan de él signos de su misión divina, Agrippa muere de miseria antes de obedecer a aquellos que solicitan de el un horóscopo. Dar pruebas de la ciencia a aquellos que dudan de la ciencia es iniciar a indignos, es profanar el oro del santuario, es merecer la excomunión de los sabios y la muerte de los reveladores.”

Eliphas Levi continua: “La adivinación es por lo tanto una intención, y la llave de ella esta en el dogma universal y mágico de las analogías. Es por las analogías como el Mago interpreta los sueños, como vemos en la Biblia que lo hizo el patriarca José en Egipto. En cuanto a los instrumentos adivinatorios, son sencillamente un medio de comunicación entre el adivino y el consultante.” Como vemos, el arte de adivinar es mucho más profundo que el acto banal de hacer predicciones superfluas, es comulgar con el alma del consultante para ver en el un atisbo de su destino.

 

Publicado en la edición impresa de DIARIO POPULAR, el 22 de octubre 2023

¿Te intereso esta nota? Escríbeme tus comentarios  a brujitomaya@gmail.com

No Comments

Post A Comment