Regresión a vidas pasadas (I): “Mi atracción por Corea” - Brujito Maya
2163
post-template-default,single,single-post,postid-2163,single-format-standard,bridge-core-2.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Regresión a vidas pasadas (I): “Mi atracción por Corea”

Regresión a vidas pasadas (I): “Mi atracción por Corea”

Por Gabriel Mariano Rugiero/ Instagram @brujitomaya

¿Te ha pasado alguna vez de sentirte atraído por una cultura en particular, por un país, por sus costumbres, por su filosofía de vida, por su religión, y hasta por su ropa y comida? Eso exactamente me pasa a mi con Oriente. Siempre me sentí atraído por la filosofía oriental, desde muy joven empecé a leer a sus grandes filósofos: Confucio, Lao Tsé, Rabindranath Tagore, Krisnamurti… Encontraba todos esos libros en la biblioteca de mi papá. Años después viaje a la India y estuve tres meses viviendo allí, recorriendo cinco ciudades y aprendiendo de grandes maestros. Cuando estuve en India afloraron en mí, recuerdos de vidas pasadas, todo me parecía familiar, olores, sabores, era como si indudablemente ya hubiera estado ahí. Algo similar me ocurre con Japón y Corea. Cuando hice la maestría en Reiki, profundicé en las enseñanzas de Mikao Usui, y sentí una necesidad imperiosa de viajar a Kioto para conocer el monte Kurama donde Usui alcanzó el satori y canalizó la técnica de sanación a través de la imposición de manos, de la “energía vital universal” conocida como Reiki. Luego llegó a mi vida la enseñanza del Budismo Japonés y la repetición del mantra Na mio ho rengue kio. Corea se reveló ante mi de la mano del director Kim Ki Duk y una película que me atravesó completamente: “Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera” y sus series corenas. Sus templos, pagodas, los altares a sus ancestros con velas y palillos de incienso. Toda esa atmósfera me llenaba de sobrecogimiento. Decidí hacer una regresión a vidas pasadas de la mano de la Lic. Silvia Sirito para desentramar que lazos profundos tenía con aquella civilización. Silvia me hizo una entrevista previa donde me realizó una serie de preguntas orientadas a llegar más al fondo de mi identificación con la cultura oriental. Luego me propuso una visualización guiada donde fui viajando mentalmente hasta esas vidas. Se me aparecieron dos escenas (de dos vidas diferentes) y ella me propuso que eligiera una para trabajar ese día, así lo hice. Era una niña de trece años que había sido obligada a casarse con un hombre mayor, en tercer matrimonio, obedeciendo a su madre que había arreglado la unión para gozar de status y bienestar económico. Cada noche que el hombre se acercaba a su recamara para reclamar sus deberes como esposa, ella se sentía abusada, teniendo que cumplir a lo que se le exigía. Era completamente infeliz. Esa vida me conecto con una profunda soledad, la imposibilidad de elegir mi destino, y el tener que estar con una pareja por obligación y no por verdadero amor. Me conecte profundamente con los sentimientos de aquella joven.  Hicimos con Silvia un ejercicio de sanación y liberación, y pude abrazar aquella niña dándole todo mi amor desde esta encarnación. La regresión a vidas pasadas nos sirve para eso, sanar los traumas de otras vidas y poder seguir libres de mochilas en esta, desbloqueando trabas emocionales y facilitando nuestro camino aquí y ahora. Luego de la experiencia me sentí mucho más desahogado, como si aquella antigua tristeza al ser reconocida e integrada, ya no ejercía poder sobre mí.

 

 

Publicado en la edición impresa de DIARIO POPULAR, el 29 de enero 2023

¿Te intereso esta nota? Escríbeme tus comentarios  a brujitomaya@gmail.com

No Comments

Post A Comment