Vivir en arte como una filosofía de vida - Brujito Maya
2125
post-template-default,single,single-post,postid-2125,single-format-standard,bridge-core-2.6.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Vivir en arte como una filosofía de vida

Vivir en arte como una filosofía de vida

Por Gabriel Mariano Rugiero/ Instagram @brujitomaya

 

Una de mis frases de cabecera es: “No quiero que el arte represente la vida, quiero que mi vida sea un arte”. Vivir en arte. En todo el sentido de la palabra. No “hacer” arte, sino que la creatividad y el arte atraviese cada acto de mi vida.

¿Existe algo así como una vocación artística? No lo sé, solo sé que desde chico siempre me gustaron las actividades relacionadas al arte: actuar, escribir, pintar, más adelante estudiar fotografía y cine. No imaginaba mi vida de otra manera, quería hacer eso, trabajar de eso, vivir de eso. ¿Se dieron cuenta de que a generar dinero le dicen “ganarse la vida”? Como si la vida tuviera que ser ganada y todo fuera medido en relación al dinero. Vales según cuánto dinero generas, cuánto dinero ganas, o como hablábamos con Flori Vidonna, hoy eso se traduce en cuantos seguidores y likes de Instagram tenés.

Cuando terminé mis estudios secundarios y le informé a mi familia que me iba a dedicar al arte, lo primero que me preguntaron fue ¿y de qué vas a vivir? ¿Cómo vas a ganar dinero? Tenía 18 años y no lo sabía, no tenía una respuesta a esa pregunta. Hubiera sido interesante que un adulto con más experiencia pudiera asesorarme y ayudarme a realizar mi vocación, pero no sucedió. De hecho me inscribí en lo que en aquel momento era el Conservatorio Nacional de Arte Dramático y me rechazaron (se inscribían muchos alumnos y muy pocos quedaban dentro de la carrera). El mismo sistema educativo me expulsó. Una realidad que viven a diario los artistas, se presentan a castings y muy pocos son elegidos, conviven a diario con el rechazo.  Otro estigma con el que convivimos los artistas es que somos vagos, aunque nada más alejado de la realidad. Cuando alguien nos pregunta ¿de qué trabajas? Y uno contesta “soy artista”, enseguida viene la repregunta: “si, pero de que trabajas? Como si ser artista no fuera un trabajo. Como expresa la escritora Liliana Bodoc: “Le gusta creer a la burguesía engolada y coqueta, que el arte es caótico, disparatado y disperso, cosas de unos locos que se tiran de los cabellos en sus buhardillas, y toman vino con las musas, una versión mediocre de Montmartre. Pero el arte es organización y es trabajo, lamentaremos decepcionar tan victoriana visión pero los artistas no andamos a los tumbos con un egocentrismo fashion, porque solo existimos si hay un pueblo que va al cine y al teatro, si los niños pueden perderse en la maravilla de los libros, si la gente canta mientras camina”. Los artistas nos enfrentamos a innumerables desafíos, por eso quede cautivado con el libro “Liberar para crear, guía practica para conectar con tu artista interior” de Flori Vidonna (Ed. Urano), que desentrama los vericuetos del arte, los desafíos y dificultades que atravesamos los artistas, y proporciona recursos para explorar nuestra creatividad. Aceptar tu vulnerabilidad, encontrar tu voz como artista, encarar el trabajo artístico con un método y disciplina (propio, pero organizado al fin), y sobre todo respetarnos y legitimizar nuestro ser creativo. Un libro necesario que nos abraza a todos los que de una u otra manera nos dedicamos al arte.

 

 

Publicado en la edición impresa de DIARIO POPULAR, el 23 de Julio 2023

¿Te intereso esta nota? Escríbeme tus comentarios  a brujitomaya@gmail.com

 

No Comments

Post A Comment